Titansports

LOGOTIPO TITANSPORTS

EL LATIDO DEL DEPORTE; PORRISTAS Y ANIMADORES

Por Sergio Spinoza / ESPECIAL

“Echar porras”, “llevar porra”, son expresiones coloquiales para referirnos al grupo de personas que nos acompaña y nos motiva cuando debemos enfrentar una prueba, incluso, su energía puede bajar el ánimo del otro competidor.

De esta forma, las porristas y los animadores son una parte importante de muchos eventos deportivos y culturales en todo el mundo, desde las ligas juveniles hasta los equipos profesionales. Ellos se encargan de mantener la energía y la emoción en el aire, animando a los fanáticos y apoyando a los equipos.

Las porristas tienen un origen que se remonta a finales del siglo XIX en Estados Unidos. En esa época se trataba, principalmente, de hombres que animaban a los equipos deportivos en las universidades. Sin embargo, a medida que el deporte se popularizó, las porristas comenzaron a tener un papel más destacado y las mujeres se incorporaron a esta actividad. 

Los grupos de animación se han vuelto pieza clave en muchos deportes, apoyando a sus equipos hasta la victoria.

En 1923, Lawrence “Herkie” Herkimer, inventó el movimiento de pompones que se convirtió en una parte esencial de la actuación de las porristas y, en la década de 1940, comenzaron a tener un papel más activo en la promoción del deporte. 

Por otro lado, la animación ha existido en diferentes formas desde la antigüedad, pero en el contexto deportivo comenzó a tener un papel más destacado en la década de 1960, con la creciente popularidad de los espectáculos de medio tiempo en el fútbol americano. 

A partir del primer Super Bowl en 1967, la animación se convirtió en un elemento esencial del espectáculo de medio tiempo y se expandió y evolucionó en una forma de entretenimiento en sí misma, con una gran variedad de actuaciones y espectáculos. 

En México, las porristas aparecieron en las décadas de 1950 y 1960 en algunos eventos deportivos, especialmente en el futbol. Sin embargo, fue en la década de 1970 cuando su práctica se popularizó en todo el país gracias a la influencia de las porristas de Estados Unidos y su aparición en las transmisiones de televisión.

A partir de entonces, las porristas se convirtieron en una parte importante de la cultura deportiva mexicana y comenzaron a formarse grupos en diferentes escuelas, universidades y equipos deportivos. 

En la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), las porristas han sido una parte importante de la cultura estudiantil. Los equipos de los Pumas de la UNAM, han contado con porristas para animar a los jugadores y motivar a los aficionados en los partidos y eventos deportivos. 

Melanie Novelo, una ingeniero que nos demuestra que los sueños se hacen realidad con trabajo y dedicación.

La joven Melanie Novelo Garibaldi, inició su carrera como porrista durante su época de secundaria, su colegio tenía un equipo de baile con pompones que competía contra otras escuelas y fue gracias a esa actividad que conoció las porras acrobáticas durante un torneo nacional en Cancún, quedando impresionada y enamorada de esta disciplina.

“Mi nombre es Melanie Novelo, y soy la entrenadora del equipo de porras y animación, es como un amor y una pasión bien grande, ahorita estoy dando dos grupos de los de universidad, que es el grupo de novatos de 4 a 6 y de los representativos de 6 a 8, pero también doy clase a niñas, cuando me contrataron no era solo para dar porras, sino que en el paquete venía que tenía que darle clase a niñas, en un programa que es de pumitas”, mencionó la profesora.

Después de graduarse de la secundaria, Jessica Melanie decidió seguir su pasión y buscar un equipo de porristas en su nueva escuela, el Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM. Sin embargo, para su decepción, descubrió que no había un equipo de porristas, a pesar de esto, Novelo Garibaldi no se rindió y siguió preparándose.

Posteriormente, la futura profesora de porras, ingresó a la licenciatura de Ingeniería industrial en la Facultad de Estudios Superiores Aragón, lugar donde actualmente imparte sus clases de animación, sin embargo, se topó nuevamente con la noticia de que tampoco había equipo de porra y animación, por lo tanto, Melanie comenzó a entrenar gimnasia, que era lo más cercano a las porras acrobáticas que podía encontrar en su universidad.

 

A pesar de los obstáculos que enfrentó al principio, Melanie Novelo perseveró, hasta que ella misma, aún siendo estudiante, logró conformar el equipo de porristas de su propia institución.

 “Yo creía que en todas las universidades había equipo de porristas, entonces cuando entré a la FES Aragón, busqué en las actividades deportivas, pues porristas y no había, lo más similar era gimnasia, entonces me metí a gimnasia y estuve entrenando un semestre, más o menos, y las personas de ahí se enteraron que yo había sido porrista y todo, y me animaron a iniciar el equipo de porras aquí”, agregó la maestra.

Las porristas se destacan por su habilidad en la danza y el trabajo en equipo. Además, las porristas de la UNAM no solo se enfocan en animar a los equipos deportivos, sino que también participan en eventos culturales y actividades de la universidad, como festivales y competencias de baile.

Hace ya 10 años, Jessica Melanie comenzó a pegar carteles que ella misma hacía, con la finalidad de lograr su objetivo. “Es algo que me causaba mucha ilusión, ser porrista, pues empecé literalmente escribiendo letreros con plumones y pegándolos en los edificios para que nos juntáramos en un horario y practicaramos porras que yo… Pues no sabía, porras acrobáticas pero sabía lo de gimnasia y lo que veía en videos, sobre todo”.

“Fue en el 2013 que decidí iniciar el equipo de porristas de FES Aragón y éramos como 4 personas, yo les llevaba los videos, lo veíamos todos y lo intentábamos”, indicó la también Ingeniero Industrial.

Pero animar a un equipo puede ser un deporte en sí mismo, ya que las porristas deben tener habilidades físicas excepcionales como la flexibilidad, la fuerza y la resistencia.

Novelo Garibaldi, nos confesó que ella no lo hizo por cumplir su sueño de manera individual, si no que para que estudiantes como ella, si tenían el deseo de ser porristas en su universidad, lo pudieran lograr. “Yo quería que se hiciera una actividad bien hecha, no nada más para que yo fuera porrista, sino que muchas personas pudieran ser porristas también, no solo para mí, sino para otras niñas o niños, que quieran practicar este deporte”.

Entonces se puso a investigar los requisitos que le pedía la misma UNAM para poder otorgarle a ella y su equipo el espacio para poder practicarlo, uno de ellos es que tenía que haber un profesor certificado. “Empecé a tomar cursos para ser entrenadora y entonces poder entrenar a mi equipo y también aprender, ya después pedí un espacio, porque cuando practicamos en las áreas verdes, no nos prestaban un gimnasio, ni colchonetas”.

El objetivo de Melanie siempre fue hacer un equipo oficial, no se trataba de algo pasajero, ella quería dejar un legado deportivo en su paso por la universidad, pero no fue cosa fácil, por tanto fuera de las clases de la carrera, se preparaba para seguir puliendo la parte acrobática, “Mi objetivo siempre fue hacer algo oficial, yo empecé a investigar que necesitaba para que se hiciera actividad oficial de la facultad, porque no estaba en lista, me dijeron que tenía que participar en eventos, y comencé a hacerlo, para cumplir con ese requisito”.

Así pasó la entrenadora toda su vida universitaria, poniéndose objetivos cada semestre, en el 2016, Novelo y su equipo compitieron en un torneo de la Organización Nacional de Porristas, representando a la UNAM, quedando en 4to lugar.

Para el último semestre de la carrera, tuvo que presentar un proyecto final de su ingeniería y, con la asesoría de una de sus profesoras, exhibió todo para hacerlo oficial, incluyendo una maqueta con las especificaciones de un gimnasio ideal.

“Llevé mi proyecto y como que no tenían chance en ese entonces de recibir actividades nuevas, entonces fui a la oficina del director, pero no estaba, hablé con el secretario, le conté todo y me felicitó, a la siguiente semana se fue dando todo y me apoyaron”.

Hasta entonces y después de más de 4 años, a Melanie le dieron por fin un espacio, su actividad ya aparecía en listas, pero aún no podía ser oficial debido a que las clases las tenía que dar una persona contratada por la UNAM, y para que la contrataran tendría que tener la licenciatura terminada.

“Terminé el siguiente semestre e hice todos los trámites que tenía que hacer para que me pudieran contratar, y entonces ya fue oficial-oficial-oficial, la actividad. Me contrataron como entrenadora y nos empezaron a dar más apoyo, tiempo después con uniformes”, expresó entre risas la preparadora física.

En la actualidad, el grupo de porristas de Novelo ha obtenido reconocimiento y premios en diversas competencias a nivel nacional, lo que demuestra la calidad de su trabajo y su dedicación.

“Acabamos de pasar la competencia de las “5-F”, que es competencia entre las FES, y acabamos de ganar el primer lugar, cosa que no me esperaba porque mi equipo es 100% de aquí, entrenan aquí, no entrenan en otros lados y por ejemplo el equipo de FES Acatlán, lleva muchos años de existir, ellos han ganado todos los juegos universitarios y ahorita en el 5-F, ganamos nosotros”.

Es así Titanes, como una vez más hemos sido testigos del lado humano del deporte, demostrando que los sueños se cumplen pero también se necesita esfuerzo diario y trabajo duro.

En conclusión, las porristas y la animación son actividades importantes y emocionantes que tienen una larga historia y un papel vital en muchos eventos deportivos y culturales en todo el mundo. Con habilidades físicas excepcionales, pasión y dedicación, pueden inspirar a los equipos y entretener a los fanáticos, creando un ambiente emocionante y memorable para todos los asistentes al evento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *